Con el taller de afilado usted podrá controlar y perfeccionar el rendimiento de sus sierras en todo momento de una forma sencilla y profesional. El taller se compone de un afilador automático con bomba de refrigeración, motores robustos, variador de velocidad y una estructura muy solida,  como también de un triscador manual con comparador de caratula que le permitirá tener una traba de dientes perfecta y simétrica.